Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Hora 11... día 11... mes 11


Miguel Ángel Sánchez de Armas


El 11 de noviembre de 1911 fue una mañana brumosa en las trincheras de Ville-devant-Chaumont en Verdún, una de las comarcas más anegadas en sangre durante la “gran guerra”. A las 10:59, el soldado raso Henry Gunther, un gringo del 313 regimiento de Baltimore, saltó de su parapeto y cargó contra un nido de ametralladora alemán emplazado a unos metros. Cuando su silueta apareció entre la niebla, los alemanes le gritaron en inglés quebrado que se detuviera, que la guerra estaba por terminar. Pero Gunther no se detuvo y siguió disparando. Una ráfaga lo mató a unos pasos del enemigo. Pasadas las 11:00 y ya en vigor el armisticio, los boches salieron de su zanja y llevaron el cuerpo de Gunther a la línea yanqui. Fue el último soldado estadounidense en morir en la primera guerra mundial.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA SUCESIÓN EN LA UACJ PARA EL PERIODO 2018-2024


Leobardo Alvarado


La sucesión en la rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) esta próxima. Hasta hoy en día la situación es de polarización. Contrario a lo que algunas voces sugieren en cuanto a que pesará la división de grupos en la elección, tal vez lo que hay es un alto potencial para caminar en el sentido de la construcción de un proyecto universitario académico. La pregunta que debe hacerse es si por encima de nombres y posturas personales y de grupo, por primera vez las y los académicos, estudiantes y administrativos de la UACJ en conjunto pueden ponerse por encima de las discusiones que actualmente están en los extremos, para de manera abierta buscar construir un consenso de un proyecto académico para la comunidad universitaria y que beneficie a la ciudad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Hacia un Brexit traumático?

Germán Gorraiz Lopez

El Brexit y el triunfo de Trump escenificaron el finiquito del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial a la vieja Europa.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Escribir en las tinieblas

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

Escribir en las tinieblas

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

 

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

 

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

 

Sus palabras me atravesaron el corazón como un rayo y me iluminaron cual relámpago salido de un cielo sin nubes. Grossman tiene la valentía de oficiar en el altar de la palabra cuando por doquier se mueven fuerzas para secuestrarla y encapsularla, lo mismo en las fronteras del Medio Oriente que en Sudamérica que a lo largo y ancho de nuestro país, de nuestro estado, de nuestro municipio, mientras casi todos miramos con la indiferencia sombría del verso de Martín Niemöller: Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo.

 

De la edición del New York Times del domingo 13 de mayo tomo unos párrafos de la conferencia de David Grossman:

 

“No es fácil hablar de uno mismo, así que antes de abordar mi experiencia como escritor quisiera hacer unas observaciones sobre el impacto que un desastre, una situación traumática, tiene en el conjunto de una sociedad y de un pueblo. De inmediato recuerdo las palabras del ratón en el cuento de Kafka, cuando al caer en la trampa y mientras el gato se abalanza sobre él, exclama: ‘Cielos, el mundo se hace más estrecho cada día’.

 

“Sí. Tras muchos años de vivir en la extrema y violenta realidad de un conflicto político, militar y religioso, puedo decir con tristeza que el ratón de Kafka tenía razón: cada día que pasa el mundo disminuye y se hace más angosto. También puedo hablar del vacío que lentamente se genera entre el ser humano individual y la caótica y violenta situación externa en la que vive. Esta situación es la que le dicta la vida en todos los aspectos.

 

“Este vacío se llena rápidamente con apatía, con cinismo y, más que nada, con la desesperanza que alimenta situaciones distorsionadas y en ocasiones las hace perdurar durante generaciones.

 

“De ahí que uno se convenza de que tal vez es mejor no pensar y optar por no saber, en la creencia de que se está mejor si se deja en manos de quienes ‘saben más’ la tarea de pensar y dictar las normas morales: Más que todo, me va mejor sin sentir tanto… por lo menos hasta que esto pase. Y si no pasa, por lo menos alivié en algo mi sufrimiento mediante un útil adormecimiento, me protegí lo mejor que pude con ayuda de un poco de indiferencia, una pizca de sublimación, algo de ceguera intencional y grandes dosis de autoanestesia.

 

“En otras palabras, por el perpetuo y muy real miedo a ser herido o muerto, o a una pérdida insoportable, o incluso hacia la simple humillación, todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos del conflicto -en realidad sus prisioneros- atemperamos nuestra actividad y nuestro diapasón cognoscitivo interno con múltiples capas protectores que terminan por ahogarnos.

 

“El ratón de Kafka tiene razón: cuando el predador ataca, el mundo en verdad se hace cada vez más estrecho, lo mismo que las palabras que lo describen. Desde mi experiencia, puedo decir que las palabras con las que los ciudadanos de un conflicto prolongado nombran su predicamento se hacen más superficiales en la medida en que el conflicto perdura. El lenguaje gradualmente deviene en clichés y en frases hechas a partir de la fraseología de las instituciones que administran el conflicto -el ejército, la policía, las oficinas de gobierno- y rápidamente se filtra a los medios que dan cobertura al conflicto, germinándose un lenguaje aún más astuto diseñado para dar al auditorio versiones de fácil digestión que en última instancia se trasfunden al idioma íntimo y privado de los ciudadanos del conflicto, incluso si lo niegan.

 

“En realidad este proceso es más que comprensible. Después de todo, la riqueza natural del idioma y su capacidad de tocar los hilos más delicados de la existencia, puede dañar profundamente en la medida en que nos recuerda la generosa realidad de la que estamos siendo desposeídos, de su verdadera complejidad y sutileza. Y conforme permanece este estado de cosas, y se hacen más huecas las palabras usadas para describirlo, el discurso público disminuye y lo que prevalece son las banales acusaciones entre enemigos o entre adversarios políticos en el mismo país. Lo que queda son los clichés que usamos para describir a nuestros enemigos y a nosotros mismos: en última instancia una colección de supersticiones y crudas generalizaciones en las que nos enredamos nosotros mismos y envolvemos a nuestros enemigos. Sí, el mundo en verdad se está haciendo más angosto.

 

“No pienso únicamente en el conflicto del Medio Oriente. En todo el mundo hoy, billones de personas enfrentan un ‘predicamento’ de una u otra naturaleza en el cual la existencia personal y los valores, la libertad y la identidad, están bajo amenaza.

 

“Es en esta realidad en la que nosotros los autores y poetas escribimos. En Israel y en Palestina, en Chechenia y en el Sudán, en Nueva York y en el Congo. En ocasiones, después de varias horas de escribir, pienso que en ese mismo instante otro escritor a quien no conozco está en Damasco o en Teherán, en Kigali o en Belfast, igual que yo inserto en una realidad preñada con tanta violencia, indiferencia y disminución y entregado a esta quijotesca artesanía de la creación. Tengo un aliado distante que no me conoce, pero juntos tejemos una red intangible y de enorme poder: el poder que puede cambiar el mundo y que puede crear mundos, el poder de hacer que los mudos recuperen el habla, el poder para sanar a la humanidad en el sentido profundo que el tikkun tiene en la cábala.

 

“Los escritores sabemos que cuando escribimos, sentimos al mundo moverse. Es flexible, preñado de posibilidades. Ciertamente no está congelado. En donde quiera que permea la existencia humana no hay congelamiento o parálisis y en realidad no hay status quo, aunque muchos se empeñan en hacernos creer que el status quo existe. Cuando escribo, incluso en este momento, el mundo no se me viene encima y no se hace angosto, sino que insinúa gestos de apertura hacia posibilidades futuras.

 

“Escribo, y siento cómo el uso correcto y preciso de las palabras es cual remedio para una enfermedad, como un purificador del aire. Aspiro, y al exhalar, expulso las suciedades y manipulaciones de los rufianes de la palabra y de la variopinta gama de violadores del idioma. Escribo, y siento cómo la ternura e intimidad que tengo con las palabras, con sus diferentes capas, con su erotismo, con su humor, con su alma, me devuelven el ser que fui antes de que fuera nacionalizado y confiscado por el conflicto, por los gobiernos y los ejércitos, por la desesperación y la tragedia.

 

“Escribimos. El mundo no se nos está cerrando. Qué afortunados somos. El mundo no se está haciendo más angosto”.

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Hora 11... día 11... mes 11
Romance sonámbulo
El niño Fidencio
Nuestra historia
Un libro llamado Ulises
Exvotos
Aquel dos de octubre
El misterio de la creación
La bestia
Los paradigmas
Los idus de septiembre
Medios públicos
Tengo un sueño
El más triste de los alquimistas
El misterio de Foforito y otras ociosidades
En torno a la propaganda
Esa montaña...
Recuerdo de Conrad y Kipling
Escribir en el apando
No creo en el fin del hombre…

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Hallan el cuerpo de Patrick
Braxton, el norteamericano 'lavantado'
y asesinado en Urique
| Portada
Allana vivienda y provoca
incendio al cortar línea de gas
| Portada
Ejecutan a dos hombres y
una mujer en colonia 15 de Mayo
| Portada
A tiros matan a uno y hieren
a otro en la colonia Pancho Villa
| Portada
Balean, ejecutan a joven
en callejón de El Sauzal
| Portada
Tiran cadáver maniatado y de cara
enteipada en baldío de El Marqués
| Portada
Sin agua zona aledaña a la Ejército
Nacional por trabajos de la Jmas
| Portada
Asesinan a una mujer en vivienda
de fraccionamiento Universidad
| Portada
Rescatan a joven guatemalteco
agotado por el frío a orillas del Bravo
| Portada
Invita AMLO a votar en la consulta
sobre 10 proyectos, los días 24 y 25
| Portada
Un lesionado en explosión de gas
en una vivienda de la Hidalgo
| Portada
Lo dan por muerto al balacearlo
a domicilio; herido al hospital
| Portada
Busca un grupo de inmigrantes
cruzar el muro a la altura de Zaragoza
| Portada
Arresta la Migra a grupo de 40
centroamericanos que brincan la cerca
| Portada
Arranca el Festival Indígena
Umukí con 70 expositores
| Portada
De Derecho y Psicología los ganadores
del 7mo. Concurso de Oratoria de la UACJ
| Portada
Bloquea Jmas tramo de la Tecnológico
por hoyanco en la red de drenaje
| Portada
Recuperan 12 mil cervezas robadas
de camión repartidor en Las Almeras
| Portada
Arranca el ''Buen Fin''
con descuentos dl 10 al 50%
| Portada
Exhorta Cabildo a Ferromex a
respetar horario para el cruce del tren
| Portada

 

Gotera

    Agüita milagrosa.
    Contra todo mandamiento de protección a la salud, a la vida, la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (Jmas) continúa con su campaña de corte del suministro a los cientos de familias a las que el salario ínfimo no les alcanza para cubrir el recibo.
    Operada como la 'caja chica' del gobierno estatal, bajo una ¿filosofía? ajena de humanidad, la descentralizada aplica el credo del mercader, se conduce como vil desplumadero, pues de lo que se trata es de obtener la máxima ganancia con la menor inversión.
    No importan los preceptos internacionales y mucho menos la Ley de Agua del Estado de Chihuahua que prohibe matar de sed a los ciudadanos y dejarlos sin el líquido suficente para la higiene, el saneamiento o la desinfección.
    Por eso, porque no se le desinchan ni tantito, la proprivada asociación se pasa por el arco del triunfo el formal llamado del Cabildo en su solemne última sesión: frenar el corte de agua a las cuentas de uso doméstico.
    De oídos sordos, el consorcio no repara en la inhumanidad que encierra despojar del agua a los más pobes entre los pobres juarenses.
    Obran sus gerentes como aquellos que dicen que nunca se sabe si se volverá a estar frente a una máquina de hacer dinero,  por lo que --en otro uso de la frase del gober--... se andarán yendo mucho a la rechindaga 'los que menos tienen, menos saben y menos pueden'.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Viva Méjico


Ramón Quintana Woodstock

 

Me emociona que les emocione que estén emocionados por la independencia de Méjico, me da harto gusto ver como en el cumpleaños de Porfirio Díaz nos pongamos patrioteros, luego el presidente en turno hace el ridículo antes miles de ridículos que se sienten ridículamente Mexicanos porque se ponen unas garras horribles que llevan tufo de campesino revolucionario, con colores patrios; la verdad es que esa ropa lo único que hace es disimular la panzota de ella y de el, de ahí en más no sirve para maldita la cosa.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Mexicanote

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La reciente designación de Paco Ignacio Taibo II molestó a muchas personas, ahora navega entre los memes. Me encanta ver como se desgasta la mexicanada haciendo saber su aberración hacia el personaje que es un intelectual de izquierda y se lleva de piquete de cola con AMLO. Estudios no le faltan, pero parece que el puesto en el que lo pusieron desagradó a la derecha y centro, y a otros tantos que no saben que quieren pero les encantan zurrarse encima de los demás.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Mundos paralelos

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Habré tenido unos doce o trece años. Era una reunión de familias. Recuerdo al nieto de uno de los miembros del Escuadrón 201 platicar cómo la gente no es cuidadosa al cruzar la calle. Contaba de cuando una mujer cruzó frente a su auto y la atropelló. Fue a su casa, guardó el auto y esperó que todo se olvidará, como el  diputado Cipriano Charrez de Morena. Terminaba, su anécdota con una línea chistosa dónde decía que él no sabía que había pasado, sólo se enteró de que la mujer tenía calzones verdes.

Todos reían. Fue lo único que vi sus calzones verdes, decía él y las risas continuaban.


Mas Juárez

A la Cabeza

Agandalle permanente

 

Francisco Flores Legarda


Los padres deben dar dos cosas a
sus hijos, en este orden: raíces y alas.

Jodorowsky


El statu quo resopla escandalizando, lo suyo no es el cambio sino el agandalle permanente de los pocos. Me refiero a la oligarquía, digo, por si alguien se sintió aludido. La “vividorcracia” se siente amenazada. Tres signos del cambio reformista, informe si de cambio revolucionario se trata. No es el caso. El asunto es que las instituciones cumplan su propósito a favor de las mayorías. Reformismo puro para que no se espanten de una futura vocación radical del gobierno que está por tomar las riendas.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com