Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

El más triste de los alquimistas


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Cierta noche de bohemia en un café de la ciudad de México con su amigo René Tirado, Jorge Cuesta escribió en una servilleta: “Porque me pareció poco suicidarme una sola vez. Una sola vez no era, no ha sido suficiente”.

Esas palabras, dice Rodolfo Mata, se convirtieron en profecía cumplida “pues efectivamente, el suicidio de Cuesta tiene que ser revivido por cada lector que se interna en su Canto a un dios mineral” con el ánimo de entender el poema.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA SUCESIÓN EN LA UACJ PARA EL PERIODO 2018-2024


Leobardo Alvarado


La sucesión en la rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) esta próxima. Hasta hoy en día la situación es de polarización. Contrario a lo que algunas voces sugieren en cuanto a que pesará la división de grupos en la elección, tal vez lo que hay es un alto potencial para caminar en el sentido de la construcción de un proyecto universitario académico. La pregunta que debe hacerse es si por encima de nombres y posturas personales y de grupo, por primera vez las y los académicos, estudiantes y administrativos de la UACJ en conjunto pueden ponerse por encima de las discusiones que actualmente están en los extremos, para de manera abierta buscar construir un consenso de un proyecto académico para la comunidad universitaria y que beneficie a la ciudad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Puede el ''efecto mariposa'' provocar una nueva recesión económica mundial?

Germán Gorraiz Lopez

La posibilidad real de la tercera ola de la recesión estaría pasando desapercibida para la mayoría de Agencias de Calificación debido a la desconexión con la realidad que les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, con lo que se cumpliría la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraiht. ”Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso”. Así, el ” efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes (Teoría de la Inestabilidad financiera de Minsky), con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, dando lugar a un nuevo estallido o crash bursátil.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Goodbye, Ben

              Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

         El Mundo de España reseñó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

Goodbye, Ben

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

         Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

 

         El Mundo de España reseñ ompasase le conocense diluyenenodo.as no mueren: se disuelvenóó ó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

 

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.

 

         Alguna vez lo vi de lejos. Fue en 1982 cuando en Washington tuve la fortuna de estar presente en la redacción del Post la tarde que instalaron las últimas computadoras y silenciaron para siempre el estruendo maravilloso de las Remington. No tuve oportunidad de presentarme, pero conversé con Woodward, quien algunos años después asistiría a una charla en la Ibero.

 

         Watergate, The Washington Post  y Ben Bradlee han sido personajes frecuentes en mis textos periodísticos y académicos. Hoy comparto con algunas estampas de columnas antiguas.

 

         Minibiografía. Ben nació el 26 de agosto de 1921 en Boston, Massachusetts, en el seno de una familia antigua y conservadora golpeada por la depresión. Fue el segundo de tres hijos. Estudió en Harvard y se casó con la hija de un senador. Durante la Segunda Guerra estuvo adscrito a la Oficina de Inteligencia Naval, a cargo de la transmisión de mensajes cifrados. En 1946 se incorporó como reportero de un diario dominical de Nuevo Hampshire y en 1951, con la ayuda de Philip Graham, yerno del editor del Washington Post, fue nombrado subjefe de prensa de la Embajada de los Estados Unidos en París.

 

         En los años siguientes Bradlee trabajó para el Departamento de Intercambio Informativo y Cultural, nombre oficial de la Oficina de Propaganda del gobierno de Estados Unidos, como responsable de la producción de películas, discursos y artículos informativos para uso de la Agencia Central de Inteligencia (cia) en Europa. Según documentos de la Procuraduría de Justicia, una de las tareas de Bradlee fue la de organizar la campaña de propaganda en torno a la ejecución de los supuestos espías Julius y Ethel Rosenberg en junio de 1953. En ese año se incorporó a la corresponsalía de Newsweek en Europa, se divorció y se casó nuevamente con la hermana de la esposa de un alto operativo de la cia encargado de la “Operación Mockingbird (cenzontle) diseñada para sembrar informaciones en los medios y reclutar a periodistas y editores para tareas de inteligencia. En 1957, después de que entrevistó a miembros del Frente de Liberación Nacional argelino -en lo que según una autora fue parte de Mockingbird-, fue expulsado de Francia.

 

         En un artículo de la revista Rolling Stone se aseguró que mediante ese operativo la cia reclutó a más de 400 periodistas norteamericanos, entre ellos el propio Bradlee cuando era miembro de la redacción europea del semanario Newsweek.

 

         De regreso a su país ingresó al Washington Post y cuando Watergate estalló en 1972, ocupaba la dirección ejecutiva del diario. Bradlee fue un amigo cercano de Jackie y John Kennedy, sus vecinos en Georgetown, el barrio elegante de la capital estadounidense. Se casó en terceras nupcias con la exitosa y distinguida reportera de sociales Sally Quinn. Era, pues, un hombre de mundo, seguro entre la élite, sin problemas de autoestima. Aparentemente lo contrario de Nixon. Pero como Nixon, profundo conocedor de los rincones oscuros del poder y nada ajeno a la intriga.

 

         Nostalgia del periodismo. En 1971 la revelación del expediente secreto del Pentágono que documentaba las mentiras, errores, decepciones y carnicerías del gobierno de Estados Unidos en Vietnam, fue escuchada en las redacciones cual clarín que llama a la batalla, la confirmación del quinto poder como realidad republicana. En 1972 el escándalo Watergate electrizó al periodismo mexicano y su culminación en la renuncia de Nixon el 9 de agosto de 1974, hizo de Ben Bradlee, el director de The Washington Post, un héroe de aquella generación. Cuando Todos los hombres del Presidente fue llevada a la pantalla, quizá no haya habido reportero que en su interior no estuviera convencido de que podría emular, así fuera un poquito, a Woodward y a Bernstein.

 

         El mundo de Jimmy. “Janet Cooke es una hermosa y vital negra con aire dramático y un extraordinario talento para escribir. También es la cruz que el periodismo -especialmente el Washington Post y en particular Benjamin C. Bradlee- llevará a cuestas para siempre. A los 26 años escribió una vívida y dolorosa historia sobre un heroinómano de ocho años a quien el concubino de la madre inyectaba periódicamente. La información se publicó en primera plana el domingo 28 de septiembre de 1980 y tuvo en vilo a la ciudad durante semanas. El 13 de abril de 1981 ganó para Cooke el Premio Pulitzer.

 

“En las primeras horas del 15 de abril de 1981, Janet Cooke confesó que era una invención: Jimmy no existía, y tampoco el concubino. Desde ese momento la expresión ‘Janet Cooke’ se hizo sinónimo de lo peor en el periodismo norteamericano, tal como la palabra ‘Watergate’ significó lo mejor.”

 

Así inicia Bradlee el capítulo de su autobiografía dedicado a otro de los grandes escándalos periodísticos del siglo. El Post regresó el Pulitzer y emprendió una campaña de reparación de daños que sigue siendo tema de estudios académicos. Una de sus consecuencias fue el aterrizaje y fortalecimiento de la figura del ombudsman en los medios de comunicación. Janet renunció, vendió su historia para una película que nunca se rodó y se mudó a París.

 

Goodbye, Walter. Ben Bradlee te llamó “el gran padre blanco de la televisión” y millones te aclamaron como el hombre “más confiable” del país, pero tú siempre te viste como un reportero de la vieja escuela, Walter; un curioso voraz que se entusiasmó como adolescente con el despegue a la luna y lloró con la tragedia del asesinato de Kennedy. Diste tu sello a una época. Fuiste el modelo de una profesión hoy usurpada por actores que personifican a periodistas y recurren a la tecnología y a los efectos especiales para un barniz de credibilidad. Te divertía saber que en Suecia llaman “cronkites” a los lectores de noticias.

 

De este mester de chismosos. Ben Bradlee tiene 87 años y todos los días se presenta en el Washington Post. En el 2009 Juan Cruz lo entrevistó para El País:

 

         P. Usted dice que los periodistas no siempre tienen la verdad.

         R. No sabemos la verdad. Si el primer ministro de un país me cuenta una mentira, no sé que me está mintiendo. Y lo voy a escribir. Pero ahora hay una gran preocupación por la verdad.

 

         P. Tras Watergate, los periodistas empezaron a preocuparse por las fuentes...

         R. ...siempre que las puedan identificar, eso es bueno, y siempre que se refieran a hechos que ellos conozcan... Tuve que echar a un periodista de The Washington Post porque puso en boca de Robert Kennedy algo que éste pudo haber dicho pero que jamás pronunció. ¡Mintió! No hay argumento contra eso. El director depende de sus fuentes de información. Un periodista es la fuente de un director, ¡y si al director le falla la fuente...!

 

         P. Así que usted se siente optimista también sobre el periodismo y los periodistas.

         R. No le quepa duda. ¿Qué sentido tiene la vida si uno no es optimista? Siempre lo he sido, y siempre he creído en la habilidad del cambio. Si alguien me dijera que el martes por la noche el mundo entero se va a ir al garete, pensaría también que habría que buscar una oportunidad para cambiar esto. Y el periodismo es un buen instrumento para cambiar las cosas.

 

         P. “Nos hacemos periodistas por el deseo de arreglar las cosas torcidas”.

         R. Sí, eso es mío; y dije también que no se puede ser cínico, que los periodistas no podemos ser cínicos... Y a lo mejor lo he sido. Cuando uno llega a mi edad ha escuchado tantas mentiras...

 

         P. Su nombre se asocia a un momento dorado del periodismo. ¿Se acabó?

         R. ¡Por supuesto que no! Éstos son momentos buenísimos para el periodismo. ¡Están ocurriendo tantas cosas! El acceso a la información es tan amplio. En los días de Roosevelt no teníamos ni idea de lo que estaba ocurriendo en el mundo. Hoy impresiona la cantidad y la calidad de reporteros que hay.

 

Se rentan periodistas. El cotilleo en los corrillos de la capital de Estados Unidos no tiene desperdicio: el Washington Post se proponía alquilar a sus ejecutivos y reporteros estrella a quien pudiera pagar 25 mil dólares por sesión… o 250 mil por un paquete de once.

 

Ignoro si Ben Bradlee sufrió un ataque de dispepsia, pero sin duda en el más allá Richard Nixon estará doblado de la risa y Katherine Graham hirviendo en cólera. El severo Post, el implacable centinela de la conducta y la moral del gobierno, fue pillado en la casa del jabonero. Cuando el periódico estuvo prendido a la yugular de Nixon en 1973 – 74, era la Presidencia de los Estados Unidos lo que estaba en juego. Ahora el diario puso su credibilidad en venta por unos cuantos dólares. Los periodistas del rotativo están con el grito en el cielo, y el ombudsman escribió que el numerito es un tropiezo ético de “proporciones monumentales” que deja “una mancha permanente” en la reputación del Post.

 

¿Qué estarán sintiendo Bradlee, Woodward y Bernstein?

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

El más triste de los alquimistas
El misterio de Foforito y otras ociosidades
En torno a la propaganda
Esa montaña...
Recuerdo de Conrad y Kipling
Escribir en el apando
No creo en el fin del hombre…
Ve y dilo en la montaña
Perdido en el Paraíso
Medio pan y un libro
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
Memoria de Manuel Buendía
El síndrome Genovese
Elogio del periodismo
El político y el creador
Memoria de Los heraldos negros
El Mago de Xalapa
Tan lejos de Dios y tan cerca de Trump…
Amo y señor de la palabra
El gran Satán

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Invierte Municipio más de 19 mdp
en pavimentación para Anapra
| Portada
Denuncia Fiscalía a jueza por liberar a
un hombre acusado de violar a un niño
| Portada
Asesinan a hombre en una vivienda
de Hacienda Torres Universidad
| Portada
''El caimán y los sapos'' de
Pilo Galindo gana la MET 2018
| Portada
Se hunde el drenaje en un
crucero de colonia Zaragoza
| Portada
A tiros lo matan al amanecer
junto al edificio de la CNOP
| Portada
Sin agua por tres días 186 colonias de
Chihuahua, por reparación en acueducto
| Portada
Arresta la Federal y el
Ejército al líder de 'La Línea'
| Portada
Lo ejecutan y visten de mujer
en calles de colonia Periodista
| Portada
Asomo de lluvia y
tormentas eléctricas: PC
| Portada
Voluntad para gobernar
| chileKNqueso
Moviliza a policía falsa
alarma de bomba en Zona Centro
| Portada
Improcedente la impugnación de
Juntos Haremos Historia, asegura Cabada
| Portada
Ofrecen 150 mil pesos por
informes para dar con ''Tomatito''
| Portada
Dicen adiós a Rafita
familiares y amigos
| Portada
Tira camión jamones y salchichones
sobre avenida Villarreal Torres
| Portada
A balazos, ejecutan a hombre en
calles de colonia Paso del Norte
| Portada
Convocan a participar en desfile
cívico-militar del 16 de Septiembre
| Portada
Presentan plan de trabajo
candidatos a rector de la UACJ
| Portada
Serán cuatro los juicios que
presente Javier González Mocken por revocación de su triunfo
| Portada

Gotera

    Eran de lengua.
    Tomar el dolor como estandarte y echarse a los hombros la demanda de seguridad del ciudadano, es un papel que el ahora gobernador desempeñaba bien en campaña, digamos que casi casi a la perfección.
    Se le humedecían los ojos con las madres de las desaparecidas y víctimas de feminicidio, y aseguraba con la convicción de un juramento que ahora sí habría gobierno para hacer justicia, y mucha.
    Las buscaba, se tomaba las pesarosas fotos y las subía al feis; ahora las evita, en Palacio les manda decir que no está; o que no las oye, si en la calle es.
    No se diga de la vista gorda en cuanto a la matanza.
    Hace como que no la ve cuando ocurre en lo general con más de cien ejecuciones por mes; y en lo puntual, para muestra la reciente masacre de once jóvenes en Pradera de Oasis, y ni media palabra.
    Algunos dirán con razón que Corral ya ni retóricamente es el que fue, el que ponía plazo, con día y hora, a los maleantes para que dejaran de escupir fuego
    Y es que seguros nadie, ni siquiera sus policías ministeriales: dos muertos y dos heridos en cuatro ataques distintos en Juárez y Chihuahua...en un sólo día.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Desorden Público


Ramón Quintana Woodstock

 

Un joven víctima de la sobreprotección de su madre, suele sentarse con los pies encima de la posadera, dice incoherencias y se lo repite a él mismo una y otra vez, además, camina de puntitas para no agredir con más peso al planeta tierra. La representante de una actriz que sueña con ser mejor que su propia representada. Por otro lado, una ingenua, ñoña, que en su primera cita va tejiendo toda una escena de encuentro, en donde augura ser amada…necesitada.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Juan Pablo

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Era la década de la felicidad, por aquellos días era niño y eso implicaba que aun recibía órdenes de la Generala, mi mamá, era por ejemplo una orden, acompañarla a hacer las compras de la semana, ir al mercado Cuauhtémoc y llenar un par de bolsas, yo ayudaba con una, la más pequeña y la grande correspondía a La Grande. Había que caminar unas cuadras para tomar el transporte, estos eran armatostes donde trasladaban a los humanos, les sonaba todo y aventaban humo hasta para adentro. Era muy seguro que en el trayecto hubiera diversión y vendimia, los artistas espontáneos abordaban la unidad pero también los dulceros, aquello implicaba que sonaran los monederos porque recuerdo bien que había un gran mercado intestino que bailaba al ritmo de las bajas inversiones y las limosnas.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Mi versión de Vero

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

¿Para qué sirve la memoria? Nos puede poner melancólicos con una imagen o robar una risa si recordamos un pecado; nos puede distraer, dar escalofríos o hasta hacer sentir ese cosquilleo en el estómago que puede ser miedo o nervios.

La memoria, también debe ser un medio de aprendizaje. Pero debemos ser desconfiados de ella, es muy traicionera, el tiempo nos motiva a sumar o quitar detalles de la experiencia. La memoria es maleable a menos que este sistematizada. Plasmada.


Mas Juárez

A la Cabeza

Voluntad para gobernar

 

Francisco Flores Legarda


"No vemos las cosas como son, sino como somos."
 Jodorowsky


Hay presidente electo de acuerdo a la declaratoria hecha por los magistrados del tribunal electoral (08-08-2018) Todavía no se sale del todo de la conmoción, menos saldrán los que sientan sus intereses de negocio frontalmente amenazados. El maniqueísmo sigue dictando opinión. Hay morenistas que quieren un presidente vengador. No se va a poder. Los procedimientos legales carecen de la gracia de la instantaneidad, a menos que esté en su deseo que el nuevo gobierno atropelle la legalidad. Del lado contrario, de los que les resulta indigestible López Obrador, les da por señalar sus “ocurrencias”, que no tiene el “conocimiento” de un técnico y, en resumidas cuentas, lo consideran un hablador.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com