Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Elogio del periodismo


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Cuentan que a Riszard Kapuscinsky sólo lo pudieron separar de su máquina de escribir cuando lo llevaron al quirófano, y que despertó de la anestesia para despedirse y morir. Tenía 74 años. Pienso que más que de enfermedad, murió de tristeza al saber que su carrera se extinguía.

Hay hombres que forjan sus propias leyendas y Kapuscinsky fue uno de estos privilegiados. Estudió historia y abrazó el oficio de reportero en un pequeño diario de su natal Polonia. Por confesión propia llegó a los 25 años de edad sin haber leído una obra “verdaderamente importante”, pero no aceptó la suerte de tantos colegas que languidecen sin pena ni gloria en el oficio, o que entran en un proceso de degeneración, sin ideales, sin fe, “pero eso sí –Manuel Buendía dixit-, con un gran apetito de rápidas ganancias”.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LAS ELECCIONES EN MÉXICO EN MEDIO DE UNA GUERRA CULTURAL


Leobardo Alvarado


Las campañas electorales para elegir presidente de la república inician, junto con también las campañas para elegir los próximos gobiernos locales. Asimismo, para elegir la cámara de diputados y el congreso federal. El próximo domingo en Juárez comienza su campaña Andrés Manuel López Obrador[1], en un gesto simbólico con la historia pasada; aunque parece hasta ahora ha olvidado pronunciarse por la historia reciente. Es decir, temas como el feminicidio o la violencia homicida que ahora en marzo estaría cumpliendo diez años desde que en 2008 impactó de manera brutal la ciudad; se supone, deberían estar presentes de manera clara en su discurso.

El problema Cambridge analytics y la utilización de los datos de los usuarios de Facebook, vino a revelarnos que estamos en una guerra mundial que se libra en campos de batalla que la mayoría de la gente no registramos. Es una guerra sorda en que nos encontramos inmersos sin saber cuáles son sus efectos, tanto en lo colectivo como lo individual. Es una guerra cultural, según lo definió Christopher Wylie, en el NYTIMES, dando seguimiento a la manipulación de la información de los usuarios de Facebook[2]. Esta guerra en Estados Unidos logró influir para poner al presidente Donald Trump. En ese sentido debemos preguntarnos cómo aterriza esa guerra en nuestra vida cotidiana, y cómo, pronto esa guerra se intensificará conforme se acerque el día de la elección en México.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Anticipan Venezuela y Argentina una ciclogénesis económica en América Latina?

Germán Gorraiz Lopez

La conjunción de una nueva crisis del petróleo que podría elevar los precios hasta los 100 $ el barril para finales del 2018 con la excesiva fortaleza del Dólar podría provocar una ciclogénesis económica en América Latina y el Caribe.

La tormenta perfecta: Petróleo y Dólar

Los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses, inventarios que habrían sufrido una caída por debajo de la media de los últimos cinco años. Ello, aunado con un aumento de la demanda energética mundial cercana a 1,5 millones de barriles al año, el recorte de producción pactado entre Rusia y la OPEP y una peligrosa caída de la producción en países como Venezuela (600 mil barriles menos al día), Angola (300 mil barriles menos al día), posibles disrupciones en el bombeo de países inestables como Nigeria y Libia y el incremento de sanciones de EEUU a Irán podría desembocar en un recorte de 1,5 millones barriles, lo que conllevará un peligroso incremento de los precios del crudo hasta niveles de los 100 $ barril para finales del 2018.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Goodbye, Ben

              Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

         El Mundo de España reseñó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

Goodbye, Ben

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

         Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

 

         El Mundo de España reseñ ompasase le conocense diluyenenodo.as no mueren: se disuelvenóó ó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

 

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.

 

         Alguna vez lo vi de lejos. Fue en 1982 cuando en Washington tuve la fortuna de estar presente en la redacción del Post la tarde que instalaron las últimas computadoras y silenciaron para siempre el estruendo maravilloso de las Remington. No tuve oportunidad de presentarme, pero conversé con Woodward, quien algunos años después asistiría a una charla en la Ibero.

 

         Watergate, The Washington Post  y Ben Bradlee han sido personajes frecuentes en mis textos periodísticos y académicos. Hoy comparto con algunas estampas de columnas antiguas.

 

         Minibiografía. Ben nació el 26 de agosto de 1921 en Boston, Massachusetts, en el seno de una familia antigua y conservadora golpeada por la depresión. Fue el segundo de tres hijos. Estudió en Harvard y se casó con la hija de un senador. Durante la Segunda Guerra estuvo adscrito a la Oficina de Inteligencia Naval, a cargo de la transmisión de mensajes cifrados. En 1946 se incorporó como reportero de un diario dominical de Nuevo Hampshire y en 1951, con la ayuda de Philip Graham, yerno del editor del Washington Post, fue nombrado subjefe de prensa de la Embajada de los Estados Unidos en París.

 

         En los años siguientes Bradlee trabajó para el Departamento de Intercambio Informativo y Cultural, nombre oficial de la Oficina de Propaganda del gobierno de Estados Unidos, como responsable de la producción de películas, discursos y artículos informativos para uso de la Agencia Central de Inteligencia (cia) en Europa. Según documentos de la Procuraduría de Justicia, una de las tareas de Bradlee fue la de organizar la campaña de propaganda en torno a la ejecución de los supuestos espías Julius y Ethel Rosenberg en junio de 1953. En ese año se incorporó a la corresponsalía de Newsweek en Europa, se divorció y se casó nuevamente con la hermana de la esposa de un alto operativo de la cia encargado de la “Operación Mockingbird (cenzontle) diseñada para sembrar informaciones en los medios y reclutar a periodistas y editores para tareas de inteligencia. En 1957, después de que entrevistó a miembros del Frente de Liberación Nacional argelino -en lo que según una autora fue parte de Mockingbird-, fue expulsado de Francia.

 

         En un artículo de la revista Rolling Stone se aseguró que mediante ese operativo la cia reclutó a más de 400 periodistas norteamericanos, entre ellos el propio Bradlee cuando era miembro de la redacción europea del semanario Newsweek.

 

         De regreso a su país ingresó al Washington Post y cuando Watergate estalló en 1972, ocupaba la dirección ejecutiva del diario. Bradlee fue un amigo cercano de Jackie y John Kennedy, sus vecinos en Georgetown, el barrio elegante de la capital estadounidense. Se casó en terceras nupcias con la exitosa y distinguida reportera de sociales Sally Quinn. Era, pues, un hombre de mundo, seguro entre la élite, sin problemas de autoestima. Aparentemente lo contrario de Nixon. Pero como Nixon, profundo conocedor de los rincones oscuros del poder y nada ajeno a la intriga.

 

         Nostalgia del periodismo. En 1971 la revelación del expediente secreto del Pentágono que documentaba las mentiras, errores, decepciones y carnicerías del gobierno de Estados Unidos en Vietnam, fue escuchada en las redacciones cual clarín que llama a la batalla, la confirmación del quinto poder como realidad republicana. En 1972 el escándalo Watergate electrizó al periodismo mexicano y su culminación en la renuncia de Nixon el 9 de agosto de 1974, hizo de Ben Bradlee, el director de The Washington Post, un héroe de aquella generación. Cuando Todos los hombres del Presidente fue llevada a la pantalla, quizá no haya habido reportero que en su interior no estuviera convencido de que podría emular, así fuera un poquito, a Woodward y a Bernstein.

 

         El mundo de Jimmy. “Janet Cooke es una hermosa y vital negra con aire dramático y un extraordinario talento para escribir. También es la cruz que el periodismo -especialmente el Washington Post y en particular Benjamin C. Bradlee- llevará a cuestas para siempre. A los 26 años escribió una vívida y dolorosa historia sobre un heroinómano de ocho años a quien el concubino de la madre inyectaba periódicamente. La información se publicó en primera plana el domingo 28 de septiembre de 1980 y tuvo en vilo a la ciudad durante semanas. El 13 de abril de 1981 ganó para Cooke el Premio Pulitzer.

 

“En las primeras horas del 15 de abril de 1981, Janet Cooke confesó que era una invención: Jimmy no existía, y tampoco el concubino. Desde ese momento la expresión ‘Janet Cooke’ se hizo sinónimo de lo peor en el periodismo norteamericano, tal como la palabra ‘Watergate’ significó lo mejor.”

 

Así inicia Bradlee el capítulo de su autobiografía dedicado a otro de los grandes escándalos periodísticos del siglo. El Post regresó el Pulitzer y emprendió una campaña de reparación de daños que sigue siendo tema de estudios académicos. Una de sus consecuencias fue el aterrizaje y fortalecimiento de la figura del ombudsman en los medios de comunicación. Janet renunció, vendió su historia para una película que nunca se rodó y se mudó a París.

 

Goodbye, Walter. Ben Bradlee te llamó “el gran padre blanco de la televisión” y millones te aclamaron como el hombre “más confiable” del país, pero tú siempre te viste como un reportero de la vieja escuela, Walter; un curioso voraz que se entusiasmó como adolescente con el despegue a la luna y lloró con la tragedia del asesinato de Kennedy. Diste tu sello a una época. Fuiste el modelo de una profesión hoy usurpada por actores que personifican a periodistas y recurren a la tecnología y a los efectos especiales para un barniz de credibilidad. Te divertía saber que en Suecia llaman “cronkites” a los lectores de noticias.

 

De este mester de chismosos. Ben Bradlee tiene 87 años y todos los días se presenta en el Washington Post. En el 2009 Juan Cruz lo entrevistó para El País:

 

         P. Usted dice que los periodistas no siempre tienen la verdad.

         R. No sabemos la verdad. Si el primer ministro de un país me cuenta una mentira, no sé que me está mintiendo. Y lo voy a escribir. Pero ahora hay una gran preocupación por la verdad.

 

         P. Tras Watergate, los periodistas empezaron a preocuparse por las fuentes...

         R. ...siempre que las puedan identificar, eso es bueno, y siempre que se refieran a hechos que ellos conozcan... Tuve que echar a un periodista de The Washington Post porque puso en boca de Robert Kennedy algo que éste pudo haber dicho pero que jamás pronunció. ¡Mintió! No hay argumento contra eso. El director depende de sus fuentes de información. Un periodista es la fuente de un director, ¡y si al director le falla la fuente...!

 

         P. Así que usted se siente optimista también sobre el periodismo y los periodistas.

         R. No le quepa duda. ¿Qué sentido tiene la vida si uno no es optimista? Siempre lo he sido, y siempre he creído en la habilidad del cambio. Si alguien me dijera que el martes por la noche el mundo entero se va a ir al garete, pensaría también que habría que buscar una oportunidad para cambiar esto. Y el periodismo es un buen instrumento para cambiar las cosas.

 

         P. “Nos hacemos periodistas por el deseo de arreglar las cosas torcidas”.

         R. Sí, eso es mío; y dije también que no se puede ser cínico, que los periodistas no podemos ser cínicos... Y a lo mejor lo he sido. Cuando uno llega a mi edad ha escuchado tantas mentiras...

 

         P. Su nombre se asocia a un momento dorado del periodismo. ¿Se acabó?

         R. ¡Por supuesto que no! Éstos son momentos buenísimos para el periodismo. ¡Están ocurriendo tantas cosas! El acceso a la información es tan amplio. En los días de Roosevelt no teníamos ni idea de lo que estaba ocurriendo en el mundo. Hoy impresiona la cantidad y la calidad de reporteros que hay.

 

Se rentan periodistas. El cotilleo en los corrillos de la capital de Estados Unidos no tiene desperdicio: el Washington Post se proponía alquilar a sus ejecutivos y reporteros estrella a quien pudiera pagar 25 mil dólares por sesión… o 250 mil por un paquete de once.

 

Ignoro si Ben Bradlee sufrió un ataque de dispepsia, pero sin duda en el más allá Richard Nixon estará doblado de la risa y Katherine Graham hirviendo en cólera. El severo Post, el implacable centinela de la conducta y la moral del gobierno, fue pillado en la casa del jabonero. Cuando el periódico estuvo prendido a la yugular de Nixon en 1973 – 74, era la Presidencia de los Estados Unidos lo que estaba en juego. Ahora el diario puso su credibilidad en venta por unos cuantos dólares. Los periodistas del rotativo están con el grito en el cielo, y el ombudsman escribió que el numerito es un tropiezo ético de “proporciones monumentales” que deja “una mancha permanente” en la reputación del Post.

 

¿Qué estarán sintiendo Bradlee, Woodward y Bernstein?

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Elogio del periodismo
El político y el creador
Memoria de Los heraldos negros
El Mago de Xalapa
Tan lejos de Dios y tan cerca de Trump…
Amo y señor de la palabra
El gran Satán
''Píntame angelitos negros…''
18 de marzo: un retrato del General
¿Dios no existe?
El judío errante
Masacre
El embajador
Donald who?
Memoria de “Los heraldos negros”
En defensa de la palabra
¡Nunca más!
(IV y concluye)
Política exterior y política interior
(III de IV)
La guerra de la prensa
(II de IV)
Propaganda e ideología

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Desmiente Loera de la Rosa a El Mexicano;
que no tiene acceso a recursos, afirma
| Portada
Matan y calcinan a hombre en
calles de la colonia Aztecas
| Portada
Pega la gendarmería federal a la
zona centro; atrapan a dos ''polleros''
| Portada
Caliente fin de semana
con vientos ligeros: PC
| Portada
Ejecutan a balazos a hombre
en calles de la Mariano Escobedo
| Portada
Invitan a la última presentación
danza ''Insubordinación'' en el CMA
| Portada
Al hospital lesionados dos hombres
balaceados en colonia Constitución
| Portada
Tramitan matrícula alumnos
de nuevo ingreso a la UACJ
| Portada
Balacean a dos hombres en el
Centro; lesionados al hospital
| Portada
Cierra en Madera la mina
Dolores por la narcoviolencia
| Portada
Continúa Protección Civil con
la inspección de balnearios
| Portada
Le dan 20 años de prisión
por asesinar a su pequeño hijastro
| Portada
Gana alumna juarense 1er.
lugar de dibujo en concurso estatal
| Portada
Suspenderá Jmas suministro
en amplia zona del nororiente
| Portada
Propone Cabada construcción de seis
pasos a desnivel y pavimentar 500 calles
| Portada
Ejecutan a hombre a espaldas
de una escuela en la México 68
| Portada
Acribillan, matan a un hombre
en baldío de colonia Paquimé
| Portada
Acusado de participar en 21 ejecuciones
detiene la SSPM a ex líder ''Azteca''
| Portada
Gana Jesús Daniel Espinoza Vázquez
de la 11ava. Olimpiada de Biología
| Portada
Detienen municipales a ''pollero'' y
resguardan a cuatro centroamericanos
| Portada

Gotera

    'Haiga sido como haiga sido'.
    Los mexicanos podrán votar como les de su muy rechindaga gana, pero la únicas cifras que contarán son las que ya ha decidido Lorenzo Córdova: empate técnico ¿con posterior fallo arbitral?
    Lo que a buen entender en la cultura nacional, significa que no habrá --como en '88, '06 y '12-- un ganador el 01 de julio por la noche.
    Esto es, que la suma ganadora resultará una vez hecho el enjuague por la madrugada.
    Ya al amanecer, como en esos otros procesos presidenciales, la perrada comprobará de boca abierta que los momios ¡chan chan chanchan! sí, correcto, aparecerán al revés.
    Con el dictamen anticipado de una votación "muy cerrada", lo que hace el gerente del casino electoral, no es otra cosa que mantener en la cabeza del ciudadano la idea de que no importa, como no ha importado, lo que arrojen las urnas, sino lo que su ejército de croupiers hagan en la mesa.
    Se adelanta Córdova, apoyado en la encuesta a modo de GEA/ISA que pone diferencia de 4 puntos en la punta, porque sabe lo importante que es, ya desde ahora, internalizar, naturalizar en el imaginario popular lo que el mismo funcionario ofrece como la polémica decisión que ha de venir.
    Pues como se sabe, 'la casa nunca pierde'. Bueno, hasta ahora.
    Para AMLO portador de clara ventaja, al parecer no hay otro remedio que ese del cloroformo puro, el aplicado por Juan Manuel Márquez contra Manny Pacquiao, después de dos muy descarados robos...ganar por knockout.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Gerardo el tarotero


Ramón Quintana Woodstock

 

Se trata de un personaje que hizo historia sin quererlo. Vivió en la década de los noventas en Ciudad Juárez, un tío de mediana edad con tintes de mago pero en realidad se asomaba más a lo ritualístico. El tipo pedía que se quitaran los zapatos al entrar a su casa que también servía de consultorio. Me cuentan que la alfombra que los descalzos pisaban era color roña y que no se sentía nada bonito caminar encima de ella.

Varias guarapetas transcurrieron y el Walter Mercado local cuando ya estaba bajo la influencia de las caguamas gritaba “ahora si, vamos a encuerarnos todos” a lo cual nadie respondía por obvias razones de compostura social. Además nadie estaba tan buenote como para enseñar el torso, la gente lo ignoraba pensando que hablaba en broma sin embargo aseguran que su lépera propuesta llevaba dardos contaminados de morbosidad. 



Más Leviatán

La Nota Nostra

Chambitas

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Por ejemplo Colombia nos ha regalado a Shakira, Maluma, García Márquez, James Rodríguez. También recuerdo al Líbano, este pequeño territorio en eterno conflicto nos dio a Carlos Slim y el queridísimo Jaime Cámil. Por su parte España nos ha regalado personajes como Camilo Sesto o Cervantes, es más, nos regaló a Enrique Bumbury. Inglaterra no es muy productiva nos ha dado puros movimientos asquerosos de rock que casi a nadie agrada: Deep Purple, Black Sabbath o Led Zeppelin. ¿De los chinos pues que podemos decir? En los días de la virgen nos proveen de efigies o en la celebración de la independencia nos surten de banderitas baratas. Si no puedes comprar un I-phone original lo compras chino y asunto arreglado. Nos han aportado mucho…se me olvidaba: nos mandan chinos a poner restaurantes de comida china que es muy abundante y grasosa y aparentemente barata.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Los de Afuera

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hay realidades que nos negamos a ver. El gobierno municipal no es capaz de cumplir y hacer cumplir la ley; el departamento de limpia no quita pendones para no afectar a Don Boletón; tenemos una ciudad sucia, desordenada y peligrosa. Es un hecho. Como un hecho es que su gasto en publicidad le ha dejado frutos pues la gente se enajena con comerciales y deja de ver su entorno.

¿Por qué no lo vemos?

Hace unos meses, un ingeniero de nombre Alan Posada me llamó para que nos tomáramos un café, quería platicar algo de un proyecto. Me dio mucha curiosidad pues creo que me conoce lo suficiente para saber que no tengo dinero, así que seguramente no buscaba financiamiento.


Mas Juárez

A la Cabeza

Escuchar reiteraciones

 

Francisco Flores Legarda


El amor concede una sublime
 belleza a la humilde cama
.
Jodorowsy
 

Dos horas fueron demasiado para escuchar reiteraciones. Lo que vimos en el debate de la noche del domingo 20 de mayo en la ciudad de Tijuana, B.C. no alteró percepciones. Eso sí, exhibe los consejos recibidos por cada uno de los candidatos que les fueron sugeridos por los equipos de campaña. En unos más, en otros menos. Consejos tan intrascendentes como para no producir sorpresas. Ni siquiera por el formato, en el cual los conductores se mantuvieron amenazantes, amagando con dar reglazos a los debatientes. De la participación ciudadana, sólo fue un experimento.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com