cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Breve análisis del concurso electoral Chihuahua 2016

 

Carlos Murillo González

Si los resultados no se transforman en los tribunales, de acuerdo a la amenaza del PRI por impugnarlos, la votación del concurso electoral en Chihuahua marca el retorno del PAN a la gubernatura, la mayoría de los municipios y del congreso, además de la primera ocasión de un gobierno municipal, el de Juárez, en manos de un candidato sin partido.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

EL CASO DE MORENA Y EL FENÓMENO DE LA INERCIA ELECTORAL PARA EL 2018


Leobardo Alvarado



MORENA puede ganar en el 2018, así lo dice el entorno electoral hacia el próximo año. Sin embargo, sabemos que su experiencia en gobernar y administrar es poca, al menos para el caso de Chihuahua. A la par de que construyen sus candidaturas, a las que hoy se llama “coordinaciones” para evitar caer en actos de campaña adelantada, quienes competirán al interior de su partido para que en un futuro cercanos se les elija, debieran formarse en esta tarea, la de gobernar y administrar. Por el contrario, de no hacerlo los riesgos que corren de fracasar son altos. Va en ello la confianza que depositen en MORENA las y los ciudadanos.


Más MarcaPasos

 

desde
España


Será Cataluña el detonante de la III República en España?

Germán Gorraiz Lopez


El establishment del Estado español estaría formado por las élites financiera-empresarial, política, militar, jerarquía católica, universitaria y mass media del Estado español, herederos naturales del legado del General Franco que habrían fagocitado todas las esferas de decisión (según se desprende de la lectura del libro “Oligarquía financiera y poder político en España” escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet), e iniciado asimismo una deriva totalitaria que habría ya convertido a la seudodemocracia española en rehén del establishment y que tendría como objetivo último la implementación del “Estado Tardofranquista”, anacronismo político que bebería de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Censura, sociedad y política

Cuando allá por 1740 don François Marie Arouet -mejor conocido por su nom de guerre: “Voltaire”-, tuvo noticias de que el gobierno de Francia había mandado incinerar en la plaza pública cuanto ejemplar de sus Cartas inglesas fue posible confiscar, exclamó maravillado: “Hombre, cómo hemos progresado: antes se quemaba a los escritores… y hoy nomás sus libros son incinerados. ¡Esto es civilización!”

Doscientos años después, James Joyce se quejaba en carta a su editor norteamericano: “No menos de veintidós editores leyeron el manuscrito de Dubliners, y cuando, por último, fue impreso, una persona muy amable compró toda la edición y la hizo quemar en Dublín —un nuevo y privado auto de fe.”

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

                                                                

Censura, sociedad y política

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

Cuando allá por 1740 don François Marie Arouet -mejor conocido por su nom de guerre: “Voltaire”-, tuvo noticias de que el gobierno de Francia había mandado incinerar en la plaza pública cuanto ejemplar de sus Cartas inglesas fue posible confiscar, exclamó maravillado: “Hombre, cómo hemos progresado: antes se quemaba a los escritores… y hoy nomás sus libros son incinerados. ¡Esto es civilización!”

 

Doscientos años después, James Joyce se quejaba en carta a su editor norteamericano: “No menos de veintidós editores leyeron el manuscrito de Dubliners, y cuando, por último, fue impreso, una persona muy amable compró toda la edición y la hizo quemar en Dublín —un nuevo y privado auto de fe.”

 

Estos recuerdos vienen a cuento porque estamos celebrando el 82 aniversario del histórico fallo del juez John M. Woolsey gracias al cual nuestros primos del norte pudieron por primera vez leer Ulises sin riesgo de ir a parar a una mazmorra –curiosamente casi al mismo tiempo que fue revocada la afamada “ley seca”, aún llorada en los cenáculos de la derecha bíblica de nuestros primos. El fallo fue un duro golpe a los censores que, en palabras de Morris L. Ernst, “durante décadas han luchado por mutilar la literatura […] y procurado reducir el material de lectura de los adultos al nivel de los adolescentes y personas subnormales”.

 

En 1933, amarrar las manos a los autonombrados guardianes de la moral pública -de la mente y del cuerpo- oxigenó a la sociedad norteamericana. Podría establecerse una línea de continuidad entre la legalización del Ulises y del trago, las movilizaciones pro derechos civiles y los resultados de la votación que pusieron a un hombre de raza negra en la Casa Blanca –algo que ni siquiera Lincoln hubiese imaginado... y creo que aceptado sólo por consideraciones de realpolitk en la que era tan ducho en gran Abraham.

 

  La literatura trasciende a las mordazas de la política. Claro que en un primer momento el puño del censor cae con estrépito sobre el escritorio y en ese mismo instante Caballería roja es purgada de las editoriales e Isaac Bábel enviado al paredón; La sombra del caudillo se queda en España lo mismo que Martín Luis Guzmán; Ulises se confisca en las aduanas y Joyce no obtiene una visa; Cariátide es satanizada y Salazar Mallén va a los tribunales; No me voy a casar es echada del escenario a punta de pistola y Ngugi wa Thiong’o encuentra alojamiento en la penitenciaría… y un largo etcétera para el que no tengo espacio. Mas al paso del tiempo, Bábel, Guzmán, Joyce, Mallén, Thiong’o y todos los habitantes de mi etcétera, vuelven a nosotros más vivos que cuando caminaron sobre la tierra, mientras que los nombres de sus verdugos, si alguien los recuerda, es con desprecio.

 

En el caso de la resolución del juez Woolsey –cuya parte central comparto hoy con los lectores- , no hay que pasar por alto que fue dictada cuando en las verdes colinas de Georgia y Missouri el KKK linchaba negros y en muchas escuelas se prohibían las enseñanzas de Darwin. Me parece que hoy en México, cuando los vientos de la moralina, el conservadurismo y el fundamentalismo religioso comienzan de nuevo a soplar, esta es una lectura provechosa para todos los amantes de la libertad. Vale:

 

“II — He leído Ulises una vez en su totalidad y varias veces los pasajes de los cuales el Gobierno se queja en forma particular. De hecho, durante muchas semanas he dedicado mi tiempo libre a la consideración del fallo que mi deber me exigía en este asunto. Ulises no es un libro fácil de leer o comprender. Pero se ha escrito mucho sobre él y para acercarse con propiedad a su consideración es conveniente leer cierto número de libros que ahora se han convertido en sus satélites. El estudio de Ulises es, en consecuencia, una pesada tarea.

 

“III — La reputación de Ulises en el mundo literario justificaba, empero, mi decisión de emplear todo el tiempo que fuera necesario para compenetrarme a mi entera satisfacción de la intención con que el libro fue escrito, pues, desde luego, en todos los casos en que un libro es tachado de obsceno, primero se debe determinar si la intención del autor al escribirlo fue lo que comúnmente se llama pornografía; es decir, escribir con el propósito de explotar la obscenidad. Si se llega a la conclusión de que el libro es pornográfico, habrá terminado la consulta y el decomiso deberá hacerse. Pero en Ulises, a pesar de su franqueza inusitada, no encuentro en ningún lugar el propósito equívoco del sensualista. Sostengo, por consiguiente, que no es pornográfico.

 

“IV — Al escribir Ulises, Joyce trató de hacer un experimento serio en un género literario nuevo, si no enteramente inédito. Toma a personas de la más modesta clase media, que viven en Dublín en 1904 y trata no solamente de describir lo que hicieron cierto día, a comienzos del mes de junio, mientras iban y venían por la ciudad empeñadas en sus ocupaciones habituales, sino que también trata de contar lo que muchas de ellas pensaron entretanto.

 

“Joyce ha intentado —con éxito asombroso, según creo— mostrar cómo la pantalla de la conciencia, con sus impresiones calidoscópicas siempre fugaces, lleva, cual si fuese un palimpsesto plástico, no solamente lo que queda de las cosas que suceden a su alrededor en el foco de observación de una persona, sino también los residuos de impresiones pasadas que quedan en una zona de penumbra y que surgen por asociación de ideas desde las profundidades del subconsciente. Luego muestra cómo cada una de esas impresiones influye en la vida y en la conducta del personaje que está describiendo. Lo que él trata de conseguir no difiere del resultado de una sobreexposición en una película cinematográfica o, si ello es posible, de una exposición múltiple que diera un primer plano claro sobre un fondo visible pero algo borroso, y fuera de foco en grados constantemente variables.

 

“Tener que explicar con palabras un efecto que evidentemente se presta más para una técnica gráfica, es causa principalísima, según creo, de la obscuridad con que tropieza el lector de Ulises. Y también justifica otro aspecto del libro que debo además considerar: la sinceridad de Joyce y su honesto esfuerzo para mostrar con exactitud cómo operan las mentes de sus personajes.

 

“Si Joyce no intentara ser honesto desarrollando la técnica que ha adoptado en Ulises, el resultado sería psicológicamente falso e infiel, por lo tanto, a la técnica elegida. Tal actitud sería artísticamente imperdonable. Y es porque Joyce se ha mantenido leal a su técnica y no ha intentado evadirse de sus necesarias implicaciones, sino que ha tratado honestamente de contar con plenitud lo que sus personajes piensan, que ha sido objeto de tantos ataques y que la finalidad por él perseguida ha sido tan a menudo mal entendida y mal interpretada. Pues su propósito de realizar sincera y lealmente el móvil propuesto le exigió usar incidentalmente ciertas palabras que en general son consideradas sucias y lo ha llevado a veces a lo que muchos consideran una preocupación demasiado acentuadamente sexual en los pensamientos de sus personajes. Las palabras tildadas de sucias son viejos términos sajones, conocidos por casi todos los hombres y, me arriesgo a decir, por muchas mujeres, y son las palabras que emplearía natural y habitualmente, creo yo, la clase de gente cuya vida física y mental Joyce está tratando de describir. Respecto a la reaparición insistente del tema del sexo en la mente de los personajes, no se debe olvidar que éstos actúan en un ambiente céltico y en plena temporada primaveral.

 

“Que a uno le agrade o no una técnica como la que usa Joyce, es cuestión de gusto y sobre la cual toda discusión es inútil. Pero pretender someter esa técnica a los puntos de vista de otras técnicas me parece punto menos que absurdo. Por consiguiente, sostengo que Ulises es un libro sincero y honesto, y pienso que las críticas quedan enteramente compensadas por su razonada exposición.

 

“V — Además, Ulises es un asombroso tour de forcé si se considera el éxito que ha obtenido, en principio, con un objeto tan difícil como el que Joyce se había propuesto. Como ya he dicho, Ulises no es un libro de fácil lectura. Es brillante y aburrido, inteligible y oscuro alternativamente. En muchos pasajes me resulta desagradable; pero, aunque contiene —como ya he mencionado— muchas palabras consideradas vulgarmente sucias, no he hallado nada que denote complacencia en tal suciedad. Cada palabra del libro contribuye como un trozo de mosaico al detalle del cuadro que Joyce está tratando de ofrecer a sus lectores.

 

“Si uno no desea asociarse con gente como la que Joyce pinta, es asunto que queda librado al criterio personal. Para evitar contactos indirectos como esos personajes, uno puede no desear la lectura de Ulises; eso es bastante comprensible. Pero si un verdadero artista de la palabra, como Joyce lo es indudablemente, intenta trazar una imagen real de la clase media más baja de una ciudad europea, ¿debe ser legalmente imposible para el público norteamericano ver esa imagen?

 

“Para contestar a esta pregunta no es suficiente llegar a la conclusión, como lo he hecho más arriba, de que Joyce no escribió Ulises con lo que vulgarmente se llama ‘intención pornográfica’. Debo esforzarme por aplicar un criterio más objetivo a su libro a fin de determinar su efecto, prescindiendo de la intención con que fue escrito.

 

“VI — La ley en la cual el decreto está comprendido, solamente pena, en lo que nos concierne, la introducción en los Estados Unidos de cualquier libro obsceno proveniente de cualquier país extranjero. No esgrime contra los libros la amenaza de los adjetivos condenatorios que generalmente se hallan en leyes que tratan asuntos de esta índole. Se requiere de mí, por lo tanto, únicamente que determine si Ulises es obsceno dentro de la definición legal de dicha palabra.

 

“El significado de la palabra ‘obsceno’, como la definen legalmente las Cortes, es: Tendiente a excitar los impulsos sexuales o a inducir a pensamientos sexualmente impuros y sensuales. Si un determinado libro tendiera a excitar tales impulsos y pensamientos, tendría que ser probado por la Corte, en cuanto a su efecto, en una persona de instintos sexuales normales —lo que los franceses llaman l’homme moyen sensuel—, que desempeña en esta rama de investigaciones legales el mismo papel de reactivo hipotético que el ‘hombre razonable’ en la Ley de Agravios y ‘el hombre entendido en arte’ respecto a cuestiones de invención en la Ley de Patentes.

 

“El riesgo involucrado en el uso de tales reactivos surge de la tendencia inherente del examinador de hechos, por imparcial que intente ser, de subordinar demasiado su reactivo a su propia idiosincrasia. Aquí he intentado evitar esto en lo posible y hacer mi reactivo más objetivo de lo que hubiese podido ser de otra manera, adoptando el siguiente proceder:

 

“Después de haber tomado mi decisión acerca de ese aspecto de Ulises que ahora se considera, confronté mis impresiones con las de dos amigos míos, que en mi opinión reunían los requisitos arriba mencionados para mi reactivo. Estos asesores literarios —como bien podría llamarlos— fueron visitados separadamente y ninguno sabía que yo había consultado al otro. Son ellos hombres cuya opinión sobre la literatura y la vida valoro muy altamente. Los dos habían leído Ulises y, desde luego, estaban completamente desvinculados de esta causa. Sin hacer saber a ninguno de mis asesores cuál era mi decisión, di a cada uno la definición legal de ‘obsceno’ y le pregunté si en su opinión Ulises era ‘obsceno’ dentro de esa definición. Me interesó comprobar que ambos estaban de acuerdo con mi opinión: Que Ulises, leído en su integridad, como un libro debe ser leído en una prueba como ésta, no tendía a excitar impulsos sexuales o pensamientos sensuales, sino que su efecto sobre ellos era solamente el de un comentario algo trágico y muy poderoso sobre la vida íntima de hombres y mujeres.

 

“La ley concierne únicamente a personas normales. Un ensayo tal como el que he descrito, es, por lo tanto, la única prueba apropiada de ‘obscenidad’ en el caso de un libro como Ulises, que es un intento sincero y serio de crear un nuevo método literario para la observación y descripción de la humanidad. Me doy perfecta cuenta de que, debido a alguna de sus escenas, Ulises es un trago más bien fuerte para ser gustado por algunas personas sensibles, aunque normales; pero mi opinión, madurada tras larga reflexión, es que mientras en muchos pasajes el efecto que Ulises produce sobre el lector es indudablemente algo emético, en ninguna parte tiende a ser un afrodisíaco. Por lo tanto, Ulises puede ser admitido en los Estados Unidos.”

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Masacre
El embajador
Donald who?
Memoria de “Los heraldos negros”
En defensa de la palabra
¡Nunca más!
(IV y concluye)
Política exterior y política interior
(III de IV)
La guerra de la prensa
(II de IV)
Propaganda e ideología
(I de IV)
Marzo, mes de la expropiación
Otra imagen del General
De Ahmedabad a Alabama
La gran pantalla mexicana
Censura, sociedad y política
Señor y esclavo de la palabra
Goodbye, Ben
Escribir en las tinieblas
Sí, pueden comernos vivos
¿Quién le teme a Robert Kozloski?
Ve y dilo en la montaña

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Tiembla de nuevo en Oaxaca;
dos muertos y siete heridos
| Portada
''¡Mátala para que aprenda!'', a la orilla del
ring en las crónicas de Mujeres Eternas
| Portada
Matanza gatillera de 5 en
el bar ''El Show', en Chihuahua
| Portada
Tirotean, asesinan a tres hombres
en carpinteria de la Simona Barba
| Portada
Perseguido se mete a una escuela
en La Cuesta, y ahí lo matan
| Portada
Marcha atrás al incremento en
las tarifas de agua, exhorta Municipio
al estado y la Jmas
| Portada
Realiza UACJ colecta de alimentos para
los damnificados de Chiapas y Oaxaca
| Portada
Asomo de lluvia en
20%: Protección Civil
| Portada
Ejecutan a balazos a hombre
en vivienda de colonia Valle Sur
| Portada
Se acaba el agua en colonias
Galeana y Flores Magón; que por ''alta demanda'', dice la Jmas
| Portada
Emprenderá Ayuntamiento
acciones legales contra reforma al Sistema Estatal Anticorrupción
| Portada
Se adhieren partidos a iniciativa
de MORENA para usar dinero de campañas a favor de damnificados
| Portada
Los atrapa la municipal con 558
libras de yerba y tres armas
| Portada
Por hoyanco en el drenaje, bloquean carriles en la Gómez Morín | Portada
...antier no, ayer
tampoco / Conteo ■ Pillo
| Portada
La mujer que vino a Juárez
porque quería que la mataran, pero no ocurrió: Conferencista en la UACJ
| Portada
Inaugura Alcalde el foro ''Ciudad Juárez,
futuro inmobiliario de México''
| Portada
...la refinanciación de
la discordia / Jefazo ■ Pillo
| Portada
Tirotean, matan a joven ante
sus vecinos en la Valle de Allende
| Portada
Es Juárez reconocido a nivel
mundial por su calidad manufacturera: Presidente Municipal
| Portada

Gotera

    Cácarooo¡
    Con el actor principal aún de gira internacional --al parecer por los Estados Unidos--, la promotora estatal de espectáculos ha salido una vez más a ofrecer atentas disculpas por la incapacidad para montar la inédita obra 'Meteré a Duarte a la cárcel'.
    Y es que muchísimos chihuahuenses ya despotrican, se sienten defraudados --es decir lo perciben como un fraude-- por el hecho de haber habilitado a quien les prometía el show y ahora no les cumple con esa la función estelar.
    Son todos aquellos que se hicieron de boleto, que parecía gratuito pero en realidad fue a cambio de su voto, durante la larga campaña publicitaria del numerito, encabezada por quien ahora deambula en Palacio.
    En un último esfuerzo por cumplir ese contrato, el empresario ha recurrido ante la Proveeduría General de Ratas (PGR) con toda la papalería que aduce le da viavilidad y derecho a presentar lo que a estas alturas, a no pocos les ha dado por pensar que la tal gala, en realidad es sólo de una cruel pantomima.
    No faltará pues quienes descrean que la instancia nacional se preste a obligar al divo de Parral a desempeñar el papel autobiográfico del gandalla malote en la propuesta teatral en ciernes.
     Sólo hay que recordar que a finales de su mandato, el político errante fue acusado de igual enriquecimiento ilícito e inexplicable banquero ante la misma 'pegeerre' que, sin más...echó el expediente a la basura.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

LA ANTEPENULTIMA DE DUARTE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La volvió a hacer. Aunque su sexenio vive sus últimas horas, sigue dando lata. Como el robot de  Terminator I del que ya sólo quedaba una mano con antebrazo mecánico, pero se seguía moviendo para hacer el mal. Así llega César Duarte al final de su gobierno.

Si varias organizaciones de la sociedad civil le impidieron a los serviles diputados imponer la reforma constitucional para crear un sometido Consejo de la Judicatura el jueves pasado, el Congreso vuelve a convocar a período extraordinario para el próximo lunes con ese punto en la agenda. Duarte quiere a toda costa salirse con la suya. Burlase del Pueblo de Chihuahua una y otra vez, hasta el último segundo antes de entregar su agonizante mandato.



Más Palabra

La Nota Nostra

Cambio de tercio

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La semana antepasada acudí a una convención nacional llamada “Entre pares”la cual es una institución federal de las taaaaaaaantas que hay en México y se encarga de verificar a dónde se van los dineros para la investigación, y como en este país hay poca, por eso se debe saber a dónde o cómo se etiquetan los recursos para que funcionen adecuadamente, en ese tenor les propongo que asignen dinero para una investigación seria: “catedráticos, investigadores y alumnos obesos bajo la amenaza de hipertensión o diabetes”.

 

Más nota

Mediometro

¿A qué obedece el repunte violento con hasta 80 ejecuciones por mes?
No hay tal, es el nivel 'normal'
Falta, o no hay trabajo ministerial
Hay 'arreglo' con gente de la Fiscalía
Faltan armas y capacitación policial
Quieren, no pueden; simple ineficiencia
Ni quieren ni pueden, el hampa los supera
Es ineficacia de la policía preventiva
Aún es parte de 'la guerra vs el narco'
No importa: 'se están matando entre ellos'
     Resultados

DesdeJuárez

Cosa buena, cosa mala

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hemos empezado mal.

También bien, pero mal.

Me explico y seré breve.

Por un lado tenemos el hecho de que la ciudad se cae a pedazos, literalmente, se abren boquetes bajo los autos o camiones. Lo he visto con estos malditos ojos que se comerán los gusanos. Otro hecho es que no tenemos una total cobertura de alumbrado público. Otro más, que la policía no alcanza a vigilar  toda la ciudad para proteger a la ciudadanía, por eso tiran tantos cuerpos por las calles, al menos uno al día y eso es terrible. Los servicios de salud, de bomberos, de transporte público, no cubren toda la ciudad.

No son percepciones, son hechos.

¿Por qué sucede esto?


Mas Juárez

chileKNqueso

La estafa es interminable

 

Francisco Flores Legarda


Lo que me duele de morir es que tu recuerdo se borrará.
Jodorowsky


Se sumó una semana, más, al desprestigió de la política. La disputa al interior del Partido Acción Nacional por la candidatura presidencial. “Anayistas” y “calderonistas” ponen en aprietos al Congreso. Con todo, la normalidad ha regresado, para lo que pueda servir si los rijosos siguen ahí; en otras latitudes, la ciudad de Oaxaca, manifestaciones de repudio por la visita del presidente Peña Nieto. Día de barricadas cortesía de la sección 22 de la CNTE el jueves 7 de septiembre.

Pero un terremoto dobló la página al acercarse la medianoche del mismo jueves y todas las noticias anteriores pasaron a la penumbra. Con epicentro en la costa de Chiapas, el movimiento ya telúrico causó destrucción y muerte.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2017, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com